Sobre el Portal

    WEENHAYEK

    DATOS GENERALES
    Familia Linguística: Matako - Mataguayo
    Nombre atribuido: Weehnayek, Matako, Mataco - Noctene
    Autodenominación: Weehnayek (los que son distintos)
    Ubicación: Departamento de Tarija; provincia Gran Chaco; municipios Villamontes y Yacuiba.
    Población: 3.100 en 22 comunidades y dentro de la Misión Sueca Libre en Villamontes.

    1. HÁBITAT

    Los weenhayek habitan el Chaco Boreal, a ambos lados del río Pilcomayo. De los pueblos cazadores-recolectores del Chaco, es el que vive en la parte más superior de este importante río. El Chaco Boreal se presenta como una inmensa planicie cubierta por bosques: Los suelos son aluviales y fértiles, pero la falta de lluvia no permite el ascenso por encima de los 400 a 600 mm anuales; tampoco basar el sustento a partir de la agricultura.

    El río Pilcomayo es, después del río Amarillo de China, el que más sedimentos lleva río abajo. Estos sedimentos se asientan y suben el lecho del río, que se desvía constantemente buscando lechos más bajos. Económicamente, el río es de principal importancia para todos los pueblos que viven en sus orillas.

    2. HISTORIA

    Ciertas indumentarias, como el poncho, o lo referido a la cría de cabras y ovejas, presumen un temprano contacto de los weenhayek con pueblos del Altiplano, resultado de la huida de éstos de las autoridades coloniales. A partir de 1775, los franciscanos fundaron reducciones en la zona de la cordillera entre los ava-guaraní, en las cuales incluyeron con el tiempo también a los weenhayek. Estos últimos se refugiaron en estas reducciones para escapar de las cacerías que emprendieron contra ellos hacendados y militares.

    Después de la secularización de las misiones en 1905 por los gobiernos liberales, los indígenas fueron despojados de sus tierras por las concesiones otorgadas a empresas extranjeras o a criollos. En 1915, los militares bolivianos invitaron a un grupo de hombres weenhayek a su fortín, asesinándolos después. Durante la Guerra del Chaco, hombres y mujeres weenhayek fueron incorporados a las actividades del ejército, trabajando como chalaneros, guías o informantes, mientras las mujeres realizaron tareas domésticas o el lavado de la ropa. Otros fueron obligados a combatir en la guerra.

    El fin de la guerra trajo de nuevo a los terratenientes de la región, que ocuparon las regiones río abajo. A partir de 1987, los weenhayek tomaron contacto con la CIDOB, fundando el mismo año el Comité Indígena Mataco. A partir de 1994, incorporaron a los tapieté en su organización, y adaptaron con ellos el sistema de la Capitanía de los ava-guaraní, creando la Organización de Capitanes Weenhayek y Tapietés (ORCAWETA).

    Presionada por la ONU para implementar el Convenio 169 de la OIT en la legislación boliviana, se eligió al pueblo weenhayek como el primero en acceder a un territorio propio, otorgándoles la propiedad sobre casi 200.000 hectáreas. Los linderos se fijaron sin consultar a los indígenas, sino en convenio con los terratenientes de la región, dejando a los weenhayek solamente un ínfimo trecho (2 km) de acceso al río Pilcomayo, una de sus principales fuentes de sustento. Mediante 120 asentamientos nuevos con títulos falsos, el territorio weenhayek fue reducido a 14.000 hectáreas. La actual TCO de los Weenhayek es resultado de un nuevo procesamiento efectuado durante el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lazada.

    3. ORGANIZACIÓN POLÍTICA Y SOCIAL

    Antes de la Guerra del Chaco, los weenhayek estaban organizados sobre la base de familias extensas, unidos por parentesco, llamados wikyi, los cuales a su vez formaron unidades o bandas de entre 50 a 150 personas, llamadas wikyiwet, igualmente unidos por parentesco o alianzas matrimoniales.

    Las aldeas eran itinerantes y construidas cerca del río. Desde estos lugares emprendieron expediciones de recolección, especialmente en tiempos cuando estaban maduras las frutas del algarrobo. Hombres y mujeres se complementan mediante una división de trabajo, donde el aporte de la mujer es básico. La posición preponderante de la mujer entre los pueblos recolectores-cazadores se revela en la costumbre en la que es ella quien escoge al marido y tiene la alternativa en el cortejo. Cada grupo local estaba liderado por un jefe, niyat, reconocido por su capacidad de equilibrar tensiones en la comunidad y representar a su grupo hacia afuera. Los weenhayek eran guerreros que llevaron como trofeo el escalpe de la persona vencida. En la actualidad, los weenhayek adoptaron el sistema de la Capitanía de los ava-guaraní.

    4. ECONOMÍA

    Se mantiene parte de la economía tradicional, basada en la recolección , pesca y caza. Productos principales de la recolección constituyen los frutos del algarrobo, árbol que abunda en el Chaco. Las frutas del algarrobo blanco sirven, mezclado con harina yagua, como 'dulces', al igual como base para la chicha. La harina de la fruta se puede guardar por largo tiempo. También como base para la harina, sirven las pepas de las frutas del algarrobo negro y overo.

    Con la desaparición de los animales grandes, la carne generada por la caza se reduce casi totalmente a los ñandús, iguanas y armadillos. También de gran importancia es la pesca. Con el mayor sedentarismo de los actuales weenhayek, ha ganado campo la agricultura o incluso la horticultura, y la importancia de generar ingresos en dinero, mediante la comercialización de pescado, artesanía y miel, entre otros. Los grupos han dividido las orillas del río Pilcomayo para regular los derechos de pesca en los tiempos cuando los peces recorren el río en grandes cantidades.

    5. COSMOVISIÓN

    Los weenhayek comprenden el cosmos como dividido en tres esferas: el mundo de arriba, considerado benévolo; la tierra, donde vive el hombre y los seres de la naturaleza; y la esfera de abajo, esfera peligrosa. Como todos los cazadores-recolectores, los weenhayek son grandes conocedores de los movimientos que rigen en su ecosistema; son estos movimientos los que les avisen el correcto tiempo o lugar de emprender sus actividades. Igualmente observan estos movimientos quienes les avisan la llegada de eventos buenos o malos. Todos los seres tienen alma, poder y pensamiento, y se les debe respeto. Mediante el cristianismo se incorporó la idea de un Dios creador en la cosmovisión weenhayek, pero se puede observar la tendencia de una nueva valoración del pensamiento tradicional.

    6. SITUACIÓN ACTUAL

    Desde 1943, trabaja entre los weenhayek la Misión Sueca Libre, misión evangélica que, al contrario de muchas otras de estas misiones, tiene una visión integral del desarrollo de los pueblos indígenas. En los años ha aportado, mediante acuerdos gubernamentales, a la instalación de escuelas que incluyen la secundaria, bibliotecas, un hospital, una casa para ancianos y la formación de cooperativas de pesca.

    La pesca para el consumo particular y para la comercialización se ha visto mermada por la contaminación del río Pilcomayo, que ya ha provocado serias afecciones en los recién nacidos.

    REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

    • Fischermann, Bernd. Pueblo Weehnayek. . En: Atlas Territorios Indígenas y Originarios en Bolivia La Paz: MDRyT-Viceministerio de Tierra; 2010, p 73-74
    UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRES - UMSA
    Av. Villazón No. 1995
    Monoblock Central
    Tel:(591-2)2442505 • 2440047
    La Paz - Bolivia