Sobre el Portal

    YUKI

    DATOS GENERALES
    Familia Linguística: Tupi-guaraní
    Nombre atribuido: Yuki
    Autodenominación: Bia Mbyá
    Ubicación: Departamento Cochabamba; provincia Carrasco; municipio Puerto Villarroel. Prácticamente todos los yuki están concentrados en la comunidad Bia (Mbyá) Recuaté. Algunas familias yuki se encuentran en aislamiento voluntario.
    Población: 250 habitantes, de los cuales entre 20 y 30 se encuentran en aislamiento voluntario.

    1. HÁBITAT

    Originalmente, los yuki recorrían toda la parte de bosques húmedos del norte cruceño. En la actualidad, ocupan solamente una parte de su tradicional territorio, que se caracteriza por sus bosques húmedos tropicales amazónicos, que en el territorio yuki llegan a su límite más sureño. La TCO es flanqueada por los ríos Chimoré y Chapare. En la TCO Yuqui domina el bosque mediano y bosque bajo.

    2. HISTORIA

    Los yuki deben haber formado en tiempos anteriores parte de los pueblos que se autodenominan mbyá, yuki y sirionó. Como en el caso de los tapieté, no queda claro si estos grupos cazadores-recolectores fueron guaranitizados o que se trata de guaraníes que cambiaron su economía aprovechando la cantidad de recursos a su disposición en un medio ambiente nuevo.

    A comienzos de los años 30 del siglo pasado, varios grupos yuki fueron visitados por el viajero y médico Richard N. Wegner, quien legó una formidable documentación fotográfica de este pueblo. Antes del primer contacto, los yuki incursionaron en varias ocasiones en la zona de Todos Santos y en la zona de asentamientos yurakaré. El primer contacto pacífico data del año 1967, cuando los misioneros evangelistas de la Misión Nuevas Tribus lograron instalar un primer grupo en el actual Mbia Recuaté.

    El territorio de este grupo se situaba en la región de la actual TCO. Un segundo grupo fue contactado en 1986 en las cercanías del río Víbora, al sureste de Mbia Recuaté. En 1989 se realizó un último encuentro con un grupo yuki cerca del pueblo de Tres Cruces, sobre el Ferrocarril Santa Cruz - Corumbá, en la zona del Monte Grande, actualmente centro de la agroindustria cruceña. Los yuki habían atacado a trabajadores del ferrocarril.

    En este tiempo, la Iglesia Católica , en la persona del padre Tito Solari, herido por los yuki en el hombro en una ocasión, se ocupó por ellos. Al mismo tiempo, existía un proyecto grande de la protección del Parque Amboró con un subproyecto yuki, datado de más de 400.000 dólares, que entregó a este grupo a la Misión Nuevas Tribus, despilfarrando la mayor parte del dinero disponible.

    El contacto con la Misión causó una serie de desastres para los yuki , como enfrentamientos entre grupos opuestos y con colonos, y la muerte de varios por falta de atención médica. En 2005 el gobierno retiró a la Misión Nuevas Tribus el permiso de trabajar con los yuki.

    3. ORGANIZACIÓN POLÍTICA Y SOCIAL

    La organización social era igualitaria. Los grupos locales fueron liderados por una persona que se impuso por consenso, lo que no excluye rivalidades entre líderes, que tratan de imponerse a su vez. Los yuki mantienen una estructura en la que las personas tienen el estatus de 'esclavos', como lo definen los misioneros. Posiblemente, se trata de personas que fueron incorporadas en el grupo de otros grupos locales, victimas de derrotas en guerras cruentas que se llevaron a cabo entre ellos.

    Muchos yuki fueron con el tiempo incorporados como miembros plenos del grupo, aunque siempre se recordó la descendencia de la persona de un grupo enemigo. Asimismo, en la sociedad yuki el hombre tenía derecho a relaciones sexuales con todas las hermanas de su esposa (sororato).

    4. ECONOMÍA

    El pueblo yuki era un pueblo eminentemente cazador-recolector. En la Misión fueron introducidos en la agricultura, que hasta el momento no tuvo mayores éxitos. El oficio del agricultor es difícilmente entendido por un cazadorrecolector, que no transforma la tierra si no se basa en la idea de que todo lo que necesita existe en el mundo, y que debe saber cuándo y dónde existen estos recursos para ir a recogerlos. Hasta ahora, las principales fuentes del sustento se originan en la caza, pesca y recolección de frutos del monte. A estas actividades dedican la mayor parte de su tiempo, tomando el Mbia Recuaté como punto de referencia.

    Debido a la cercanía del río Chimoré, la pesca ha cobrado más importancia que en la economía tradicional, lo que incluye la recolección de huevos de tortugas en las partes arenosas de las riberas del río. Los huevos de tortuga, pescado y carne del monte son también comercializados para obtener ingresos en dinero. Otros productos comercializables constituyen la artesanía y la venta de madera, generalmente en forma de contratos con madereros.

    Entre estas actividades, algunos yukí figuran como contratistas o personas que se enriquecen mediante estos contratos. Estas estructuras, que debilitan o destruyen el tejido social del grupo, son frecuentes entre grupos que estaban en contacto con evangelistas norteamericanos, que promueven, según la ideología liberal o capitalista, el individualismo.

    5. COSMOVISIÓN

    No se sabe mucho acerca de la cosmovisión de los yuki, pero se puede suponer que es parecida a la de los mbyá-sirionó, que comparten con ellos muchos de sus modos de ser y pensar. Para los mbyá-yuki, todo ser tiene alma. En el bosque existen espíritus, que a veces están encarnados en animales. También las almas de los muertos se quedan como espíritus en el bosque.

    6. SITUACIÓN ACTUAL

    El pueblo yuki es, según categorías elaboradas por antropólogos y opiniones de la CIDOB, el más vulnerable de todos los Pueblos Indígenas Altamente Vulnerables, como expresa una definición oficial del Estado. Además, entra en la categoría de los pueblos en contacto inicial, que merecen una especial atención de las autoridades estatales.

    La Misión no ha podido garantizar una atención adecuada a este pueblo. La amenaza más grave para la actual sociedad yuki son las graves enfermedades de las cuales sufre prácticamente casi toda la población , como la tuberculosis, la micosis pulmonar y la anemia, entre otros.

    Igualmente grave es la destrucción de su tejido social , que llevó a desigualdades y explotación de yukis a su propia gente. Lamentablemente, el Estado no asumió la responsabilidad debida para con los pueblos indígenas, abandonándolos en manos de misioneros cuyo objetivo principal era, lógicamente, la conversión a una religión, donde la relación con el entorno y el medio ambiente es absolutamente secundario o no existente. Recién después de las catástrofes de los dos auges de goma, estos pueblos fueron contactados por misioneros fundamentalistas norteamericanos, que aparte del proselitismo religioso promovieron también las ideologías liberales de Occidente, totalmente contrapuestas y extrañas a su cosmovisión. Actualmente, su TCO es explotada por madereros legales e ilegales.

    Una comisión interinstitucional, conformada por funcionarios de diferentes ministerios y la Defensoría del Pueblo, cuyo objetivo es la defensa de los Pueblos Indígenas Altamente Vulnerables, logró la instalación de un primer proyecto para proteger al pueblo yuki.

    REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

    Fischermann, Bernd. Pueblos Indígenas y Nacionales Originarios en Bolivia Tierras Bajas Pueblo Yuki. . En: Atlas Territorios Indígenas y Originarios en Bolivia La Paz: MDRyT-Viceministerio de Tierra; 2010, p 77-78

    UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRES - UMSA
    Av. Villazón No. 1995
    Monoblock Central
    Tel:(591-2)2442505 • 2440047
    La Paz - Bolivia