Sobre el Portal

    CAVINEÑO

    DATOS GENERALES
    Familia Linguística: Takana
    Nombre atribuido: Kavineño.
    Autodenominación: Kavineño; ekuana.
    Ubicación: Departamentos Beni, Pando, La Paz; provincias Vaca Diez, Ballivián, Manuripi, Madre de Dios, Iturralde.
    Población: 2.200 hab.

    1. HÁBITAT

    El hábitat del pueblo kavineño está conformado por dos espacios naturales: el bosque húmedo amazónico, equique, y la pampa, yachi, que se inunda anualmente durante el tiempo de lluvias. Las precipitaciones llegan anualmente a 1.800-1.900 mm, y la temperatura promedio anual oscila entre 26 a 27 grados centígrados. De las aproximadamente 30 comunidades, tres se encuentran en Panda y el resto en Beni , muchas de ellas sobre los ríos Biata y Geneshuaya. Hay también algunos kavineño en el departamento de La Paz Los kavineños tienen acceso a dos TCO, la que comparten con los ese ejja y los takana, y una propia de 468.117 hectáreas.

    2. HISTORIA

    El hábitat tradicional de los kavineño era la región de los ríos Beni y Madidi. En 1764 los franciscanos fundaron entre ellos la misión de Esmeralda, la cual sufrió varios cambios de lugar hasta establecerse definitivamente como Misión Gavinas, el actual Puerto Gavinas. En 1834 se encontraban en esta misión unos 1.000 kavineños. En 1910, por pedido de los franciscanos, la misión logró la dotación de 70.000 hectáreas por parte del Estado. Durante el primer auge de la goma, la misión se volvió una granja o establecimiento, concentrada en la ganadería y la agricultura, para aprovisionar a los goma les con alimentos. Otros kavineños se volvieron siringueros, que explotaban el látex.

    Los kavineños recibieron bienes manufacturados, herramientas y ropa a precios irrisorios y sobrevalorados, que debían devolver entregando las bolachas de goma. En 1941, después de la secularización de las misiones franciscanas, la misión fue entregada a la orden norteamericana Maryknoll. La relación de los kavineño con la misión se deterioró considerablemente; algunos grupos fueron expulsados monte adentro, donde fundaron asentamientos propios en toda la propiedad.

    Los Maryknoll consideraban el territorio de la misión como propiedad de la Iglesia, y vendieron una parte de este territorio indígena a particulares. En 1973, cuando los Maryknoll se retiraron, entregaron las tierras de la misión al Estado. Aunque los kavineño reclamaron su derecho de propiedad, el gobierno de Banzer entregó 30.000 hectáreas de las mejores tierras a la Fuerza Naval. Sin tierras y sin atención de parte de la Iglesia Católica, los evangelistas del Instituto Lingüístico de Verano tomaron contacto con los kavineño.

    3. ORGANIZACIÓN POLÍTICA Y SOCIAL

    Gran parte de los kavineño viven dispersos en comunidades formadas por familias extensas y en parentesco. La familia extensa forma una entidad económica que comparte todos los trabajos a realizar y distribuye los resultados entre los miembros del grupo. Los que viven en las riberas del río Beni y cerca de los centros poblados muestran estructuras más complejas; la organización social y política combina estructuras tradicionales con exigencias de la sociedad dominante.

    Existen presidentes de la comunidad y de la OTB (Organización Territorial de Base), ambos siguiendo el sistema sindical con vicepresidentes y secretarios. Su organización como pueblo es la OIGA (Organización Indígena Cavineña), que a su vez está afiliada a la CIRABO con sede en Riberalta.

    4. ECONOMÍA

    Como prácticamente todos los indígenas de las tierras bajas, los kavineño basan su economía tradicional en la agricultura, la caza, la pesca y la recolección, con predominancia de la agricultura (agricultores tropicales). La agricultura se practica mediante la tumba, roza y quema en los bosques ribereños. Productos principales son el maíz, arroz, camote, walusa, yuca, plátano, maní, un tipo de joco, sandía, melón y tomate.

    Tratan de que no falte la carne, pero encontrar carne del monte se vuelve cada vez más difícil, siendo más accesible para ellos la pesca. Se cría ganado bovino, chanchos y gallinas, considerados como reserva para venderlos en casos de emergencia. Este tipo de economía predomina en las comunidades más alejadas, mientras que en las comunidades del río Beni domina la ganadería y la extracción de productos comerciables (palmito, madera, castaña y goma), que son vendidos en los centros poblados. Hasta fines de los años 80 del siglo pasado, muchos kavineño tuvieron como actividad principal la extracción de la goma, pero tuvieron que reorientarse después de la caída de precio de este producto, volviendo a la economía tradicional de este pueblo.

    5. COSMOVISIÓN

    Pese a la fuerte presión de los pastores evangelistas, se mantiene una cosmovisión relacionada con los seres de la naturaleza, especialmente en las comunidades alejadas. En tiempos anteriores, los kavineño observaron una serie de tabúes alimenticios; así, para los jóvenes y adultos era prohibido comer grasa, argumentando que volvía cobarde a la persona y que causaba pérdida de agilidad. Comer carne grasosa de animales, o partes de animales como el hígado de la tortuga o el cancho del tapir, era privilegio solamente de las personas ancianas. Este pensamiento está difundido entre muchos pueblos indígenas, y es un aporte que también las personas que ya no pueden más cazar tienen asegurada su parte de las presas.

    Especialmente los kavineño que habitan en las orillas del río Beni mantienen costumbres relacionadas con la tradición de las reducciones católicas. Coexiste la medicina tradicional con la occidental, la última con tendencia a crecer. Como expertos de la medicina tradicional continúan siendo los yanakona, chamanes que son conocedores de las plantas medicinales, así como también de las maneras de curar las enfermedades causadas por los seres de la naturaleza y por la maldad. Cuando el yanakona ha ubicado o identificado el mal, éste es eliminado mediante palabras que invocan poderes y que se expresan en susurros y que son transportados al lugar afectado mediante el soplo. Desde los años 50, introducido por la convivencia con pueblos pano en las barracas, algunos kavineño realizan actos ingiriendo ayawaska, tanto para curar como para recibir adivinaciones.

    6. SITUACIÓN ACTUAL

    No hay agua potable ni energía eléctrica en las comunidades. Solamente en algunas comunidades existen escuelas y postas sanitarias. Como todas las TCO, también la TCO Multiétnica de los kavineño está invadida por madereros ilegales y saqueadores de otros recursos. El personal de estas empresas y personas particulares cazan para alimentarse, ahuyentando y disminuyendo de esta manera los animales, que en tiempos anteriores los kavineño aprovechaban para cubrir las proteínas necesarias para su familia.

    REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

    • Fischermann, Bernd. Pueblos Indígenas y Nacionales Originarios en Bolivia Tierras Bajas Pueblo Kavineño. . En: Atlas Territorios Indígenas y Originarios en Bolivia La Paz: MDRyT-Viceministerio de Tierra; 2010, p 47-48
    UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRES - UMSA
    Av. Villazón No. 1995
    Monoblock Central
    Tel:(591-2)2442505 • 2440047
    La Paz - Bolivia